Portada ›› Vela ›› Solitarios y A2 ›› El Pakea Bizkaia supera el primer temporal en la Vendée Globe

El Pakea Bizkaia supera el primer temporal en la Vendée Globe

El Pakea Bizkaia supera el primer temporal en la Vendée Globe

Unai Basurko muy fuerte anímicamente sale fortalecido del infernal temporal vivido en las primeras millas de navegación. Nueve de los treinta veleros participantes han sufrido daños de una u otra forma y deben poner rumbo al puerto donde iniciaron la prueba.

Cuando apenas han transcurrido dos dias de navegación de la sexta edición del regata Vendée Globe (Vuelta al Mundo de vela en solitario, sin escalas ni ayuda externa; ya son nueve los
barcos que por diferentes motivos han tenido que poner rumbo de nuevo al puerto de salida.

Como estaba previsto las primeras millas iban a ser muy duras, así lo avisaban los diferentes partes meteorológicos y los skippers no iban a contar con ningún tiempo de aclimatación al medio y a sus embarcaciones. Vientos del suroeste entre 40 y 55 nudos, unido a olas de entres 6 y 8 metros, han reducido de momento la numerosa flota a veintiúna embarcaciones.

Algunos de los favoritos a la victoria final en la regata también se han visto afectados y están entre los damnificados.

Los que mas difícil lo tienen para continuar, o casi seguro deberán abandonar son los franceses Marc Thiercelin (DCNS) un ídolo de masas en su país y referente en la vela oceánica mundial y su compatriota Kito de Pavant (Grupo BEL) otro fenómeno de la vela que luce la enseña más importante de su sponsor el su vela mayor, la Vaca que Ríe, aunque seguramente ahora mismo la sonrisa habrá desaparecido de su rostro.

Los supervivientes al gran temporal se encuentran ya sobrepasando el Cabo Finisterre, entre ellos el skipper portugalujo Unai Basurko (PAKEA BIZKAIA) que tras capear durante dos dias el temporal es ahora cuando va cogiendo el pulso a la regata. “Estos dos dias no hemos podido regatear, nos hemos esforzado en sobrevivir, ahora poco a poco espero que podamos empezar a navegar y meternos en la regata” nos comentaba Unai por teléfono.
“Ha sido realmente duro, la dureza de esta zona la conocemos bien y sabíamos lo que no podía tocar. Ahora el viento ya va calmando y la navegación es más soportable. Estoy muy bien, el
barco también y esto no acaba más que comenzar”.

Efectivamente tan sólo han pasado dos dias y quedan muchas millas por la proa.