Portada ›› Vela ›› Regatas Oceánicas ›› Conocer un poco más el Cabo de Hornos, el “Mar de Hoces” o «pasaje de Drake» para los anglosajones

Conocer un poco más el Cabo de Hornos, el “Mar de Hoces” o «pasaje de Drake» para los anglosajones

Conocer un poco más el Cabo de Hornos, el “Mar de Hoces” o «pasaje de Drake» para los anglosajones

Los dos líderes de esta novena Vendée Globe se esperan este sábado por la noche (hora francesa) frente a la Isla de Horn o Isla del Cabo de Hornos, una de las Islas Wollaston de Chile, que forman parte del archipiélago de Tierra del Fuego en unas condiciones que hacen mítico a esta parte del mundo.

Entre todos los accidentes geográficos notables de las costas de los cinco continentes, no existe para el navegante ninguno más temible e impresionante que el Cabo de Hornos.
Vientos huracanados y fuertes corrientes producen allí olas de tal tamaño que cualquiera nave, por recia que sea su construcción y arboladura, adquiere las proporciones de una cáscara de nuez en una tormenta, dificultando la navegación hasta el punto de transformarla con frecuencia en una pesadilla

2_1_21_01
2_1_21_03

Esta roca mítica en el extremo más alejado de América del Sur. En 55 ° 58 'S y 67 ° 17'W fue descubierta en 1525, por el marino español Francisco de Hoces, integrante de la expedición de García Jofre de Loaísa. Se encontró con un temporal cuando trataba de cruzar el estrecho de Magallanes, lo que le obligó a viajar hasta los 55º S; convirtiéndose en el descubridor del paso al sur del cabo de Hornos, en el extremo meridional del continente, anticipándose en más de medio siglo al pirata inglés Francis Drake. Debido a esto, en España y en parte de Hispanoamérica se llama «mar de Hoces» al denominado «pasaje de Drake» por los anglosajones, así conocido desde el s. XVI, cuando el corsario Francis Drake, lo cruzó en 1578 dejando su nombre al estrecho que separa. la Tierra del Fuego de la Antártida. Un paso de solo 450 millas entre el continente sudamericano y las islas Shetland del Sur.

Por razones de estado, el Estrecho de Magallanes se mantuvo en "secreto" por parte del Almirantazgo británico hasta que los holandeses, cansados del monopolio comercial impuesto por la Compañía de Indias, armaron dos barcos comandados por Willem Schouten y financiados por Jacob Le Maire. El Concorde (360 toneladas, 65 hombres, 19 cañones) y el Hoorne (110 toneladas, 22 hombres, 8 cañones) que partieron para encontrar una salida distinta al Estrecho de Magallanes (1519), primer europeo en descubrir el Pacífico. El Hoorne desapareció en un incendio frente a las costas de la Patagonia, pero La Concorde ganó su apuesta: “El 31 de enero de 1616, hacia el mediodía, pasamos por un cabo formado por dos montañas puntiagudas de extrema altura. Fue la punta definitiva de Tierra del Fuego. El capitán le dio el nombre de su ciudad Hoorn. Desde entonces, no tuvimos más tierra en proa, ni ninguna duda de que estábamos en el Gran Océano Pacífico ”.
Poco a poco colonizada, América del Sur permaneció bajo el control español desde el Istmo de Panamá, pero los británicos conquistaron el extremo sur a principios del siglo XIX principalmente en la costa oeste, en Chile. Entonces se dan cuenta de que es más rápido y seguro transitar por mar que por tierra para cubrir la distancia del nuevo El Dorado a Londres!.

En 1848, James W. Marshall, descubrió un depósito de oro cerca de Yerba Buena, recién rebautizado como San Francisco ... a 4.000 kilómetros de Nueva York. Por tierra la noticia tardó ocho meses en superar todas las trampas del salvaje oeste: ¡indios, desiertos, cordilleras, llanuras inmensas! La ruta marítima es, por tanto, la más rápida: 14.000 millas para recorrer el Cabo de Hornos.

2_1_21_04

Todo lo que flota desde Boston a Nueva Orleans es así requisado para transportar a los buscadores de oro y sus suministros. De cuatro barcos anclados en el puerto de San Francisco en 1848, el tráfico se elevó a 775 barcos al año siguiente, de todo tipo y tonelaje. ¡En un año, más de 90.000 personas emigran al otro lado de América a través del Cabo de Hornos! La prisa es tal que los barcos se están acabando: los ricos comerciantes de Boston sienten el viento y construyen en un tiempo récord el más majestuoso de los veleros, los clípers cuya famosa Flying Cloud tardará sólo 89 días en 1854 entre Nueva York a San Francisco, ¡un récord de navegación que durará 135 años!.

Algunos barcos terminaron justo en la playa frente al Golden Gate, porque la tripulación solo tenía una cosa en mente: excavar en busca de oro. Los capitanes permanecieron a bordo ya que recibían 300-400 dolares mensuales, también recibían el 5% del flete y pasajes de los emigrantes, el 25% de los pasajes de las cabinas de pasajeros y dos centavos por mensajería transportada. Por no hablar de los bonos ... ¡y las apuestas entre comandantes en el Astor Bar de Nueva York! Pero el problema era la vuelta: a veces los marineros pagaban doce dólares al mes para salir, no querían volver a embarcarse para volver, ¡ni siquiera por 150 $! A veces era necesario ir de bar en bar para emborrachar a los hombres, conseguir que firmaran un papel y obligarlos a embarcarse hacia China (Shanghai), el viaje de regreso de los barcos para cargar el té y el café y la seda antes de llegar a Londres o Boston, nuevamente a través del Cabo de Hornos.

2_1_21_05

Por tanto, los primeros pasos del cabo fueron principalmente del Atlántico al Pacífico, es decir, contra los vientos dominantes. Con los barcos del siglo XIX, a veces se tardaban días o incluso semanas en pasar esta pared rocosa en un mar tempestuoso y vientos ascendentes: bloqueado por la cordillera de los Andes en el norte y por la Antártida en el sur, las depresiones de hecho se sumergen en el Estrecho de Drake como en un embudo mientras las olas chocan contra la subida de los fondos como un tsunami. No es raro ver olas de más de diez metros.

Bruno Peyron y su tripulación durante el primer Trofeo Jules Verne en 1993 tuvieron que arriar todo el trapo y rezar para no terminar encallados en las islas de Ildefonso, Diego Ramírez, Hermite, Herschel… que salpican la costa antes del Cabo.
Pero el pasaje más famoso sigue siendo el del barco Edward Sewall que en 1904 tardó 67 días en cruzar el formidable promontorio a costa de un rumbo desesperado entre Tierra del Fuego y la Antártida. En cuanto al Garthway de tres mástiles, que se dirigió hacia el este y llegó a Chile dando vueltas por toda la Antártida. Algunos capitanes de clíper cerraron con candado las drizas para que los marineros no arriaran o tomaran rizos porque era necesario ir lo más rápido posible al otro lado de Tierra del Fuego.

No fue hasta finales del siglo XIX que un iluminado pensó en cruzarlo "en la dirección correcta" solo después de haber superado los otros dos cabos de Buena Esperanza y Leeuwin. . Desde Joshua Slocum, solo un centenar de ellos están solos orgullosos de haber visto este peñasco negruzco, lúgubre, siniestro, frío, brumoso, nevado, este guijarro de unos cientos de metros de altura coronado por un faro. Pero para llamarse Cabo de Hornos, no es suficiente, como algunas personas, con poner su tabla de windsurf en el agua frente a la roca para cruzarla.

2_1_21_06

Ser un Cabo Hornos también es además de singlarlo poder orinar a sotavento y escupir en el mar. En el primer caso, el interés sigue siendo limitado porque si ya es difícil orinar con ropa de aguas (ropa interior...), parece enigmático orinar en tus pies. En cuanto a tratar de elevar el nivel de los océanos salivando… el desafío parece misterioso.

En 1937, en Saint Malo, Francia, se fundó la Asociación Internacional de Caphorniers una organización que agrupaba a los capitanes de veleros que cruzaron Hornos. Posteriormente, esa institución pasó a denominarse “Amicale”, cuyos integrantes se reunían para confraternizar y también rememorar sus experiencias marineras.

Por diversas razones, la organización cesó sus funciones en el año 2003.

En 1987, en Chile se fundó una organización muy similar, estableciéndose como requisito necesario para ingresar a esta institución, el haber cruzado el meridiano del cabo de Hornos al mando de una nave de cualquier tipo.

A pesar de la apertura de los canales de Panamá y de Suez, el cabo de Hornos se mantiene como una de las formas más rápidas de dar la vuelta al mundo y su uso para rutas marítimas recreacionales de larga distancia ha crecido constantemente. Debido a su remota ubicación y sus peligros, rodear el cabo de Hornos es una de las experiencias más emocionantes para los navegantes, siendo considerado como el equivalente a escalar el

2_1_21_07

Everest.

El primer barco pequeño en navegar alrededor del Cabo fue un yate de 13m llamado Saoirse, del patrón Connor O'Brien junto a tres amigos, circunnavegaron el planeta entre 1923 y 1925.​ En 1934, el noruego Al Hensen fue el primero en rodear el Cabo navegando completamente solo de este a oeste (la "vía equivocada") en su bote Mary Jane, el cual naufragaría en las costas chilenas más al norte. La primera persona en conseguir circunnavegar el globo, vía el Cabo de Hornos, sin otros miembros de tripulación fue Vito Dumas, quien realizó el viaje en su queche de 10m llamado Lehg II; diferentes marinos han logrado posteriormente repetir la hazaña.

Actualmente existen diversas regatas que utilizan la antigua ruta del cabo de Hornos. La primera en establecerse fue la Sunday Times Golden Globe Race, en solitario; esta regata inspiró a la actual Around Alone que circunnavega el planeta con paradas, y la Vendée Globe que lo hace sin paradas ni asistencias. Ambas son en solitario y cuatrienales. La Volvo Ocean Race con tripulación. El Trofeo Julio Verne, record a la circunnavegación a la Tierra más rápida para cualquier tipo de navegación sin ningún tipo de restricción. Finalmente, el Global Challenge es una regata alrededor del mundo desde este al oeste usando la vía incorrecta, es decir, en contra de los vientos predominantes y de las principales corrientes marinas.

El cabo de Hornos se mantiene como uno de los principales peligros para la navegación deportiva. Un ejemplo de esto fue el accidente que sufrieron Miles y Beryl Smeeton, quienes intentaron rodear el Cabo en su yate Tzu Hang, el cual fue golpeado por una ola gigante al acercarse a la costa, volcándose repetidas veces. Ambos sobrevivieron y lograron reparar el barco en un puerto chileno, tras lo cual intentaron nuevamente realizar la hazaña. Sin embargo, por segunda vez fueron atrapados por una ola gigante y nuevamente su barco fue volcado y terminó sumamente averiado.

Actualmente, se sigue condecorando a aquellos que logran completar tan arriesgada travesía con un diploma que los consagra como «caphorniers». Como dato extremos el de Freya Hoffmeister en su expedición de circunnavegación del continente, lo cruzó en kayak de mar.

2_1_21_08

Los vientos que prevalecen en las latitudes bajo los 40ºS pueden moverse de oeste a este alrededor del planeta debido a la inexistencia de tierra, por lo que esta zona recibe el título de los «cuarenta rugientes», seguidos por los «cincuenta furiosos» y los aún más violentos vientos de los «sesenta aulladores». Estos vientos hacen que la mayoría de los barcos que viajan desde el este traten de mantenerse lo más cerca posible de la latitud 40ºS; sin embargo, al rodear el cabo de Hornos, las naves deben adentrarse necesariamente a aguas de latitud 56º, en la zona de los vientos más fuertes. La fuerza de estos vientos es exacerbada en la zona por el "efecto embudo" provocado por los Andes y la península Antártica, canalizando las masas de vientos al pasaje de Drake.

Las duras condiciones climáticas imperantes debido a los fuertes vientos que a veces alcanzan los 70 nudos y que rolan en poco espacio de tiempo, fuertes lluvias, nieve, granizo, siempre acompañados por una tremenda mar muy gruesa a montañosa han hecho que se produzcan la pérdida de miles de vidas humanas y centenares de naufragios, según cálculos históricos, a 800 naves desaparecidas, con toda su tripulación, de aproximadamente 10.000 marinos.

Un trágico balance, no igualado en ninguna otra parte del mundo, en lo que a siniestros marítimos se refiere; es por eso que a la zona también se le denomina como el “cementerio marítimo” más grande que existe en el orbe.