Portada ›› Turismo Náutico ›› SamBoat, el Airbnb báuticor que ofrece alquileres de barcos privados un 30% más baratos

SamBoat, el Airbnb báuticor que ofrece alquileres de barcos privados un 30% más baratos

Nuevos modelos de negocio surcan los mares. La plataforma francesa SamBoat ofrece alquileres de barcos privados un 30% más baratos. En cuatro años ha triplicado el número de transacciones y cuenta con 22.000 embarcaciones disponibles.

Los franceses Nicolas Cargou y Laurent Calando son los fundadores de esta pionera plataforma de alquiler de barcos entre particulares y profesionales que permite gestionar las reservas en línea con total comodidad. "Todo empezó en 2013, cuando recibí a Laurent para una entrevista de trabajo", explica Cargou. "Ambos conectamos desde el primer momento y descubrimos que los dos éramos usuarios convencidos de plataformas de economía colaborativa como Airbnb. Sentíamos que ese modelo de negocio era el futuro. Laurent era un gran aficionado al mundo de la náutica y supo ver el hueco que existía en el mercado, y que era obvio aplicar ese modelo a este sector, ya que un barco se utiliza muy pocos días al año, entre 10 y 12 jornadas según nuestros usuarios, y los costes de mantenimiento son excesivamente caros para el dueño". Así que se pusieron en marcha a principios de 2014 en Burdeos y crearon SamBoat, que cuenta en la actualidad con una flota de 22.000 barcos en 500 puertos del mundo, disponibles para ser alquilados con y sin patrón. "Lo más complicado ha sido que los propietarios confíen en el sistema y quieran alquilar sus barcos a desconocidos. Eso les frenaba, ya que cada barco es un mundo y hay que contar con las condiciones del mar y meteorológicas. Lo difícil, y lo que se ha convertido en nuestro valor diferencial, ha sido conseguir dar seguridad a los propietarios y crearles confianza".

En pleno proceso de expansión por el resto de países costeros europeos, España es un punto estratégico por su capacidad de atracción turística y su extensa frontera marítima. "Tras el éxito en Francia, entendimos que el modelo era exportable a otras costas, ya que el problema del escaso uso de los barcos de recreo frente a los altos costes de mantenimiento es generalizado. Con la crisis económica, muchos armadores se vieron obligados a alquilar sus embarcaciones para hacer frente a su mantenimiento. Desde 2014 hemos notado un aumento de un 300% de los barcos que han pasado de un uso privado a un uso comercial". En España se constata una evolución del perfil del usuario náutico en los últimos años. En 2016, más del 70% de los arrendatarios era hombre; las familias que optan por este tipo de alquiler son el otro segmento que más ha crecido. Respecto a la edad, el 32% de los usuarios tiene entre 35 y 44 años y el 29%, entre 25 y 34 años, de lo que se puede inferir que la digitalización de la náutica está espoleando el interés de la gente más joven por el mar. "La población española muestra una gran aceptación de la economía colaborativa, que se está desarrollando de forma prometedora con valores comunes a los nuestros en Francia", confirma Cargou. Según indican varios estudios realizados sobre el tema, se estima que interesa potencialmente al 55% de los españoles.