Portada ›› Pesca y Ecología ›› La UE, lejos de acabar con la sobrepesca en 2020

La UE, lejos de acabar con la sobrepesca en 2020

La Comisión Europea ha difundido hoy su informe anual sobre el estado de las poblaciones de peces y el progreso realizado hacia la sostenibilidad pesquera, el principal objetivo de la Política Pesquera Común.

El documento arroja elevados niveles de sobrepesca en el Atlántico Nororiental y mares adyacentes, como el Báltico o el Mar del Norte, con un 41%. El Mediterráneo es el que se halla en peor estado, con alrededor del 90% de los stocks en sobrepesca y algunos en riesgo de completo colapso. Merluza, salmonete, bacaladilla y rape se pescan unas diez veces por encima de lo que la ciencia considera sostenible.

 

“La sobrepesca daña el medio ambiente y la economía. Gestionar mal los recursos naturales renovables arruina nuestro patrimonio natural y se cobra un coste en forma de empleo, alimento y dinero. Estamos a dos años de la fecha límite legal y a los políticos se les acaban las excusas. Bien gestionados y en un estado saludable, los stocks pesqueros de la UE podrían producir de forma sostenible un 57% más –2 millones más de toneladas al año– y crear 92.000 empleos”, argumenta Lasse Gustavsson, director ejecutivo de Oceana Europa.

 

Pese a la obligación legal de acabar con la sobrepesca en 2020 a más tardar, el progreso realizado por la UE hasta ahora es insuficiente para conseguirlo, como ha confirmado repetidas veces un organismo asesor de la UE, el Comité Científico, Técnico y Económico de la Pesca. Detener la sobrepesca facilitará la explotación sostenible de los recursos pesqueros y contribuirá a conseguir el buen estado ambiental en los mares europeos.

 

Oceana pide a la Comisión Europea, el Consejo de la UE y los Estados Miembros que adopten decisiones responsables este año y fijen límites de capturas sostenibles y en línea con las recomendaciones científicas para todos los stocks pesqueros atlánticos. Es también deber de la UE recuperar urgentemente el Mediterráneo, en un estado crítico de sobrepesca y sin apenas límites de capturas, mediante planes de gestión a largo plazo ambiciosos y sólidos, como medio más eficiente para atajar el problema de la sobrepesca.